Noelia: +34 626 564 317
Isidoro: +34 629 484 736

Qué Visitar

Potes
En el corazón de Liébana, en la confluencia de tres valles y de los ríos Deva y Quiviesca, al pie de los Picos de Europa, se encuentra la acogedora villa de Potes. Desde antiguo fue centro administrativo y mercantil para la comarca, lugar de encuentro y asiento de un buen mercado, lo que proporcionó un desarrollo urbano del cual se conservan bellos edificios de diferentes épocas.
Santo Toribio de Liébana
El monasterio de Santo Toribio se encuentra en una ladera de la montaña de la Viorna en la comarca de Liébana, a 2 kilómetros de Potes. En su interior se custodia el fragmento más grande de la cruz de Cristo que se conserva en el mundo, mayor incluso que el venerado en Roma. Sin embargo, la fama de este centro monacal se debe más a las ilustraciones mozárabes de los Comentarios al Apocalipsis que el monje lebaniego Beato escribió en el siglo VIII.
Teleférico de Fuente Dé
En el corazón del Parque Nacional de los Picos de Europa, el teleférico de Fuente Dé salva un desnivel de 750 metros, situando al viajero en la cota de 1.850 metros de altitud en tan solo 3 minutos y 40 segundos. Desde la estación superior, el visitante se verá inevitablemente sobrecogido por un paisaje de inmensa belleza. El Teleférico de Fuente Dé esta considerado el tercer teleférico más largo del mundo sin apoyos intermedios.
Santa María de Piasca
La actual iglesia de Santa María es lo único que queda del viejo monasterio que ya funcionaba en el año 930 como ha testimoniado la documentación conservada. Posiblemente sus comienzos fueron anteriores, quizás en los siglos VIII o IX, cuando la repoblación en estas montañas lebaniegas estaba iniciándose. De la construcción románica destaca la arquería sobre la puerta principal, con las imágenes de S. Pedro y S. Pablo.
Santa María de Lebeña
La pequeña iglesia de Santa María en Lebeña constituye uno de los más bellos testimonios prerrománicos de Cantabria, e indudablemente el mejor conservado y más sobresaliente de estilo mozárabe. Tradicionalmente se ha atribuido su fundación a Don Alfonso y a su esposa Doña Justa, condes de Liébana, en el año 925.
Mogrovejo
El conjunto urbano de Mogrovejo agrupa interesantes edificaciones de diferentes momentos de la Edad Moderna (siglos XVI-XVIII), incluyendo edificios nobiliarios concordes con las modas constructivas de los distintos períodos y casas populares de tipología lebaniega. Dominantes sobre el caserío, la torre y la casa señorial anexa, atestiguan el dominio señorial ejercido por los Condes de Mogrovejo sobre la localidad.